Se encuentra usted aquí

Canto Gordo: ¿La silla del rey o un ara de sacrificios?

Jueves 12 de Mayo, 2016
La llamada Silla de Felipe II es una roca de granito situada en lo alto del monte denominado Machota Alta, en el término municipal de El Escorial. Estudios recientes la vinculan con un ara de sacrificios de culturas prerromanas.
La silla de Felipe II domina el paisaje de El Escorial

Muy cerca de El Escorial, en una finca boscosa llamada La Herrería se erige la llamada Silla de Felipe II.

La leyenda cuenta que durante la construcción del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, entre 1563 y 1584, el rey Felipe II se hizo construir un mirador con un trono para vigilar desde allí la marcha de las obras.

O el monarca era un lince, o se trata sólo de un mito porque, a pesar de ser un magnífico mirador, los casi dos kilómetros y medio que le separan en línea recta del Monasterio de El Escorial impiden hacer un seguimiento exhaustivo de las obras.

El billete de 100 pesetas mostraba el misterioso enclave

El enclave que invita más bien a la contemplación, se hizo muy famoso porque ocupó el reverso del billete de 100 pesetas, en circulación entre junio de 1927 y abril de 1939. Bueno, en realidad era el cuadro de Luis Álvarez Catalá titulado “La silla de Felipe II” en el que se ve al monarca sentado en esta “silla” –conocida como Canto Gordo— esculpida en una piedra de granito de los Montes Ermitaños.

La arqueología sugiere que esta estructura, orientada hacia el Monasterio, fue un lugar sagrado para los vetones o los carpetanos, pueblos prerromanos que habitaron el oeste peninsular. 

De hecho ha sido relacionado con un altar dedicado a Marte por su semejanza con otras aras sacrificiales abarquilladas en la que las culturas celtas ofrecían holocaustos a sus dioses. La arqueóloga Alicia M. Cantó en su comparación con otros santuarios encontró algunas evidencias en la roca, como el canal por donde discurre la sangre de los sacrificios,  o la coincidencia en su forma escalonada y abarquillada con el santuario rupestre de La Nava del Barco, en la provincia de Ávila, donde se halla una piedra denominada el “Umbo” con tres sillas talladas, muy parecidas a la Silla de Felipe II Entonces, ¿Eligió Felipe II este enclave para el monasterio a propósito?

El rey sabía bien que el lugar era “especial” cuando decidió erigir en sus proximidades el mayor panteón –a la altura de la dinastía de los Habsburgo— que nadie haya hecho a su padre,  el Monasterio de El Escorial. Una obra que, además, materializaba otra promesa tras vencer en la batalla de San Quintín en 1557… que era también un hecho de guerra ¿Vinculación con Marte? ¿Casualidad?

Obras, como el gran muro de piedra denominado la Pared Real, nos brindan un enfoque en esa línea tal como señalamos en reportajes previos de Historia de Iberia Vieja.

Algunos historiadores han relacionado este enclave con una de las “Siete Puertas del Infierno”. Según una leyenda medieval, Lucifer vivió en una cueva situada a los pies del Monte Abantos (Sierra de Guadarrama), justo los días entre la expulsión de las cortes celestiales y su destierro al infierno. Esa puerta estaría en El Escorial.

Siguiendo el relato del padre Jerónimo fray José de Sigüenza, cronista oficial del edificio,  el Rey convocó a una comisión de expertos para decidir cuál era el lugar más propicio para ubicar el Monasterio. El grupo, formado por filósofos, arquitectos, canteros experimentados y teólogos habrían advertido a Felipe II de las leyendas sobre la supuesta presencia del Diablo en la zona.

Así, el hispanista René Taylor llegó a afirmar que el edificio tiene una geometría oculta sustentada por el cuadrado, el círculo y el triángulo que estaría relacionada con los planos del Templo de Salomón, diseñados –según la tradición— directamente por Dios con la idea de sellar la puerta al infierno. ¿Esta tentadora idea es la que sustenta que el templo esté plagado de referencias al Rey Salomón y al Rey David? Es una hipótesis cuanto menos sugerente.

Otros artículos de:

Comentarios

Muy bien que recuerden este curioso monumento. Los trabajos míos a los que se refieren, de 1999 y 2005 (éste en la propia Historias de Iberia Vieja), se encuentran ahora en mi página en Academia.edu: "La 'Silla de Felipe II' en El Escorial: un mito que se renueva", en http://www.academia.edu/1158308/La_Silla_de_Felipe_II_en_El_Escorial_un_... y "La “Silla de Felipe II”: Un posible altar prerromano a Marte", en http://www.academia.edu/5123057/La_Silla_de_Felipe_II_Un_posible_altar_p... Saludos.

Añadir nuevo comentario