Se encuentra usted aquí

El polémico mensaje en el Pioneer 10

Lunes 25 de Abril, 2016
El lanzamiento de la sonda PIONEER 10, desde Cabo Cañaveral, va a cumplir 45 años, y fue uno de los grandes hitos de la astronáutica. El instrumento voló más allá de Marte, del Cinturón de asteroides e incluso llegó a salir del sistema solar revelando una abundante y valiosa información. Pero a ese gran mérito le precedió una polémica por un pequeño dibujo que la acompañaba.
Dibujo de Carl Sagan y su esposa Linda enviado con las sondas espaciales Pioneer 10

Con este lanzamiento no se pretendía conquistar la Luna, tal como se había hecho tres años antes, sino que el objetivo era saber algo más sobre lo que hay ahí lejos, pero sobre todo –no era la misión principal, pero sí la más popular– contenía una placa de 120 gramos, bañada en oro, que incluía la información necesaria para identificar su origen si a alguien –o a algo, o a lo que sea– se le ocurría interceptar la nave. De hacerlo, ahí tenía información sobre nosotros que fue elaborada por Carl Sagan y dibujada por su esposa Linda. Era un auténtico mensaje en una botella, sólo que la botella era una pequeña nave espacial…

Pero cuando recordamos la historia también tenemos que recordar ciertas cosas. Como que, por ejemplo, publicar la información provocaba sarpullidos a alguien. Es increíble pero es así: periódicos como el Chicago Sun Times decidieron borrar los genitales del hombre y la mujer de la placa porque era una imagen pecaminosa. No deja de ser paradójico que la noticia se censurara en una de las ciudades en las que ya se había producido el abuso sistemático de menores por parte del alto clero, tragedia que comenzó en 1960 –de eso habla la película Spotlight, basada en hechos reales y recientemente oscarizada–. Podríamos pensar que todo ha cambiado desde ese año 1972… pero quizá no tanto.

Fue la imagen de la polémica, pese a representar a un hombre y una mujer en cuyos cuerpos y rostros se pretendía reunir a las principales razas del planeta. La mujer representaba una mezcla de rasgos asiáticos y europeos, mientras que el hombre era una mezcla de rasgos europeos y africanos. Se basó en los modelos clásicos de las esculturas griegas y en los dibujos de Leonardo da Vinci

¿Qué pasaría ahora si se lanzara al espacio una imagen así en espera de que la encontraran seres extraterrestres? El lanzamiento, que tuvo lugar en 1972, fue un hito histórico. Nada se ha olvidado, porque aunque la última señal se recibió en 2003, la nave sigue su ritmo… Salvo que alguien la haya interpretado.

 

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario