Se encuentra usted aquí

¿El fin de la Historia?

Lunes 05 de Septiembre, 2016

¿QUÉ ES HISTORIA?  NINGUNA DEFINICIÓN VALE. CADA UNO TIENE LA SUYA. YO TENGO LA SIGUIENTE: “ES TODO LO QUE HA OCURRIDO DESDE ESTE MOMENTO, que será pasado dentro de un instante”Seamos sinceros: pensar en esa definición nos hace creernos que nuestra vista se proyecta menos hacia delante que hacia atrás. La verdad es que empezamos a ser viejos.

Además, los tiempos actuales de la era digital han levantado una frontera entre el antes y el ahora, ya que la forma en la que los hechos se clavan en la eternidad es distinta.

Antes, los libros, las revistas, los periódicos… en definitiva, las formas tradicionales, son las que determinaban qué quedaba anclado para la posteridad. Ahora son un cúmulo de formas en las que algo queda grabado, pero la facilidad con la que tal cosa será para siempre no significa que ese hecho merezca ser parte de la posteridad. Eso provocará que futuras generaciones quizá no sepan determinar cómo fue una época y qué cosas ocurrieron.

Se está perdiendo el sentido de “lo importante” y se está confundiendo con “lo interesante”, que no siempre es lo mismo.

Es posible que futuras generaciones no distingan entre un término y otro y la confusión genere un maremágnum de acontecimientos y sucesos que causen el final de la historia.

Todo esta diatriba viene al hilo del primero de los reportajes del número. Lo ocurrido con ese espía tiene mucho que ver con algunos hechos del siglo XX que todavía recordamos.

Los hemos vivido. Asistimos a muchas de las cosas en las que estuvo implicado. Fuimos testigos de esa historia, en la que aparecen algunos de los muchos acontecimientos importantes de la segunda mitad del siglo. Las nuevas generaciones, cuya perspectiva histórica empieza sólo a partir de lo digital, quizá no conozcan nada sobre este personaje. Posiblemente, si lo que protagonizó lo hubiera vivido ahora, la mecánica de los acontecimientos hubiera provocado que ni siquiera quedara para la posteridad. Demostró que gran parte de las cosas se escriben porque pasan en los bajos fondos y en las alcantarillas, pero lo que sucede ahí es tan importante que acaba por dar forma a las cosas que forman parte del pasado. Tenemos asumida esa idea, algo que incluso quienes hoy lo tienen claro pueden verse desbordados por la saturación informativa que logra la no importancia de las cosas.

Sin este espía quizá parte del siglo XX en España no sería igual, pero si hubiera hecho estas mismas cosas en el siglo XXI lo probable sería que nadie se acordara de lo sucedido. Evidentemente, estas cosas ocurren, y seguirán ocurriendo; lo que no sabemos es si llegarán a ser historia pese a que sean importantes a la hora de confeccionar el tiempo actual. Nos podemos perder piezas del puzle, que se construirá con sucesos invisibles. Así pues, el riesgo está en que nos encontremos viviendo algo parecido al “fi n de la historia”. De nuestra sensatez dependerá que las cosas no sean así.

Bruno Cardeñosa
Director
@HistoriaIberia

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario