Se encuentra usted aquí

La fortaleza de los mitos no es historia

Jueves 22 de Octubre, 2015
A veces es necesario atreverse, porque eso es lo que determina mirar para adelante en vez de mirar sólo lo que queremos ver. En la historia hay muchos ejemplos de ello. Sí, es una ciencia pero diferente a las otras ciencias en el sentido de que podemos extraer de ella aquello que nos interesa y se ajuste al mapa mental de una subjetividad que hemos querido convertir en verdad absoluta.
Apaches, conquista, Fernando Ballano, España, conquistadores, mitos
A menudo se dice –y con cierta razón– que en los Estados Unidos no se enseña en las escuelas la parte oculta de la historia del país y se enseña sólo lo que ellos son, anulando el pasado del resto de naciones. Es como si hubieran quitado de sus libros parte de ese pasado para dejar sólo aquellas partes que edifican su mito. Y efectivamente, así es. Miran demasiado a su ombligo y se creen el centro del mundo. En las escuelas no se enseña gran parte de las cosas que pasaron en su país, por ejemplo respecto al exterminio de los nativos. Uno de los reportajes que se incluyen en este número lo muestra así –y la voz de quien lo escribe es importante, porque nuestro colaborador Fernando Ballano fue profesor en los Estados Unidos– y cuenta episodios desconocidos por la gran masa de la lucha contra los nativos. 
 
En esa lucha contra los nativos también participaron los españoles, que guerrearon contra los “fieros” apaches –a quienes se les estaba esquilmando su historia, sus dominios, su forma de vida, etc. – para progresar en su conquista del continente
 
El cine y otros forjadores de mitos se han encargado de modelar un pasado que se ajusta más a las necesidades que engrandecen el ego de cada persona, pasando por aquellas partes que no construyen ese ego y modelando a la inversa lo que ocurrió en realidad para edificar, mediante la unión de todas las personas que forman parte de la sociedad, el “ego colectivo” –no sé si esa expresión existe o no, pero en el contexto del que estamos hablando se entiende… creo– sobre el cual se erige una nación.
 
Pero he aquí algo importante: en esa lucha contra los nativos también participaron los españoles, que guerrearon contra los “fieros” apaches –a quienes se les estaba esquilmando su historia, sus dominios, su forma de vida, etc. – para progresar en su conquista del continente. ¡Ah! He aquí que descubrimos que esa parte de la historia no se enseña en las escuelas españolas, en donde se pasa por alto esta parte de la conquista de América, como tampoco se enseña en las escuelas la parte oculta, que también la hubo, de la conquista del resto del continente, como tampoco se enseña cómo nuestros fantásticos ejércitos eran temidos en medio mundo en aquellos tiempos debido a la fiereza con la que se ejercitaba, como tampoco se enseña cómo la destrucción del país ha sido contada con loas míticas como episodios gloriosos de independencia del siglo XIX, como tampoco se enseña la participación –no bélica, eso sí– que tuvo nuestro país en algunas de las confrontaciones que lidió la mitad del mundo contra la otra mitad, como tampoco se enseña que en parte del siglo XX quedamos al margen del mundo debido a que estábamos encerrados en un régimen dictatorial, como tampoco se enseña… ¿Seguimos? 
 
Pecamos, no sé si más o menos, de los mismos errores de los norteamericanos cuando decimos sobre ellos que tienen parte de su historia transformada. Ellos fortalecen sus mitos para ocultar episodios de su pasado. Y nosotros también. 
 
Bruno Cardeñosa
Director
@HistoriaIberia
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario