Se encuentra usted aquí

Julio César en Hispania

Domingo 22 de Diciembre, 2013
La gens Julia era una de las familias patricias mejor situadas de la Antigua Roma. Sangre noble a la vez que menesterosa, porque hubo un tiempo en que las riquezas materiales no lo eran todo. Julio César nació en su seno allá por el año 100 a.C., un 13 de julio para ser exactos. Era, en cierto sentido, un predestinado, un hombre a quien el poder y la fama mirarían siempre con buenos ojos. Sobrino de Cayo Mario, el siete veces cónsul, la carrera de Julio César fue un tenaz ascenso a las altas esferas, una aventura sin fin por uno de los períodos más fascinantes y turbulentos de la historia de la humanidad. Justo o tirano, el hombre que pudo reinar vivió en Hispania algunos de los episodios más trascendentales de su biografía. Fue en Gades, o sea, en Cádiz, donde, según cuentan, lloró por la parvedad de sus logros en comparación con los de Alejandro Magno, quien a su edad había conquistado ya medio mundo. Y en la enigmática Munda, tal vez la cordobesa Montilla, donde muchos años después derrotó a las fuerzas de su enemigo y antaño aliado Pompeyo, en una de esas batallas cruciales que deciden no solo el destino de un hombre, sino el de toda una época. He aquí al hombre. Y he aquí su época. El viaje hispano de Julio César comenzó en el año 69 a.C. en la provincia Ulterior...

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario