Se encuentra usted aquí

¿Cómo fue la relación entre Castro y Franco?

Miércoles, 28 Diciembre, 2016 - 06:07
Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre la peculiar historia de amor entre Fidel Castro y Francisco Franco. La muerte del líder revolucionario cubano el 25 de noviembre de 2016 la ha dejado sin una explicación clara. A ambos bandos les disgusta reconocerla. ¿Cómo se iban a apreciar un político comunista y otro fascista, en plena Guerra Fría?
2

Bloqueo... ¿bloqueo?

Durante quince años España no tuvo embajador en Cuba, pero la delegación allí funcionó como si lo tuviera. Franco impulsó unas relaciones comerciales con la isla que nunca tuvo un país occidental. Les compraba azúcar o lo que pudieran vender, para sufragar en parte las exportaciones que se hacían desde España. La compañía aérea Iberia fue durante años la única que unía Cuba con Europa y los barcos con bandera española eran los que les facilitaban avituallamientos a pesar, incluso, de los ataques “piratas” que en algunos momentos recibieron.

Ni siquiera las confiscaciones de propiedades españolas en la isla llevaron al dictador a romper su relación con Castro.

La simpatía no declarada entre ambos tuvo un respaldo fundamental en la coincidencia de intereses. Franco no quería que Cuba se convirtiera en otro México y reconociera al gobierno republicano en el exilio. Y Castro deseaba mantener la ayuda comercial española y su vía de enganche a Europa. Por eso, atacaba al franquismo como ideología, recibía a los dirigentes comunistas más representativos, pero se guardaba de vilipendiar a su caudillo.

Los presidentes de Estados Unidos siempre intentaron romper esa relación. No tenía sentido que España fuera el único de sus aliados –incluidos los latinoamericanos- que mantenía relaciones con Cuba. Ni siquiera la trágica crisis de los misiles, que durante semanas tuvo al mundo al borde de una guerra nuclear, llevó a España a la ruptura con Cuba, aunque oficialmente en ese tiempo las relaciones se enfriaran.