Se encuentra usted aquí

10 aforismos célebres del padre de la Celestina

Jueves 07 de Diciembre, 2017
Fernando de Rojas escribió una de las más célebres obras de nuestra literatura. Recordamos su vida y citamos sus mejores frases.

EN LA PUEBLA DE MONTALBÁN (Toledo) hay un museo que lleva el nombre de La Celestina. Allí, en esa población, con su característica plaza mayor y su enhiesta torre del siglo XVII, nació el bachiller Fernando de Rojas (c. 1470 - 1541), autor de La Celestina o de la mayor parte de ella.

De Fernando de Rojas sabemos poco, pero sí que estudió Derecho en la universidad de esa ciudad, que era converso y que falleció en Talavera de la Reina, Toledo, en 1541. Poco antes de morir, dejó testamento y en él legó los libros de Derecho a su hijo, también abogado, y los de literatura profana a su esposa. Fue enterrado en el convento de la Madre de Dios de Talavera de la Reina, ciudad que hoy guarda sus restos en la Colegiata de Santa María la Mayor. Según él mismo confesó –¡quién sabe si para confundir aún más a los exegetas del futuro!–, De Rojas se limitó a proseguir, a partir del primer acto, una obra que circulaba de mano en mano por ahí.

El tiempo hizo que el texto, que un principio se llamó Comedia de Calisto y Melibea y más tarde Tragicomedia de Calisto y Melibea, adoptara el nombre de su personaje más memorable, una alcahueta que difiere de la Trotaconventos del Libro de Buen Amor en su avaricia y su hedonismo.

La Celestina es una obra de teatro, la obra de teatro más importante de la literatura española, si bien su representación íntegra llevaría tanto tiempo, que los distintos montajes se han visto obligados a meter la tijera. Si no fuera por El Quijote, se izaría como la vela mayor en el navío de las letras españolas.

Se escribió entre los siglos XV y XVI, y, conscientemente o no, participa de las sensibilidades de ambos. La obra narra los amores de dos jóvenes, el caprichoso Calisto, de humores petrarquistas, y la vehemente Melibea, a la que aquel descubre por azar en su huerto salmantino, mientras persigue un halcón que se le ha escapado.

¿Qué hace que La Celestina sea un clásico y su lectura se recomiende en todos los estudios literarios? El valor de sus diálogos y la riqueza de sus personajes, claro, pero, sobre todo, la visión privilegiada de la nueva sociedad renacentista, que profesa el individualismo, el deleite aquí en la tierra, así como una filosofía alejada del teocentrismo medieval: Melibea es la única diosa a la que Calisto adora y en la que Calisto cree.

1.     Miserable cosa es pensar ser maestro el que nunca fue discípulo.

2.     Ninguno es tan viejo, que no pueda vivir un año ni tan mozo, que hoy no pudiese morir.

3.     Cuán fácil cosa es reprender vida ajena y cuán duro guardar cada uno la suya.

4.     La ajena luz no te hará claro, si la propia no tienes.

5.     Es simpleza o necedad llorar por lo que con llorar no se puede remediar.

6.     El silencio escuda y suele encubrir la falta de ingenio y torpeza de lenguas.

7.     Es mejor el uso de las riquezas que la posesión de ellas.

8.     Inicua es la ley que a todos igual no es.

9.     Gran parte de la salud es desearla.

10.  Del pecado, lo peor es la perseverancia.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario