Se encuentra usted aquí

López de Legazpi, el adelantado de Filipinas

Sábado 24 de Junio, 2017
Miguel López de Legazpi fue el conquistador pacifista de Filipinas. Fundó ciudades tan importantes como Cebú o Manila. Sergio Basi.
López de Legazpi, El conquistador pacifista de Filipinas

Miguel López de Legazpi, llamado el viejo y el adelantado, fue almirante guipuzkoano del siglo de oro. Habiendo estudiado leyes ocupó el puesto de concejal en el ayuntamiento de su pueblo natal. En 1545 viajó a México donde vivió muchos años ocupando cargos diversos en las tareas de administrar la Nueva España y fue Alcalde Mayor de la Ciudad de México en 1559. En los años que permaneció en el nuevo mundo reunió una gran fortuna y su fama llegó a ser tal que los recién llegados al nuevo mundo llegaban a su casa para pedir ayuda y consejo.

Felipe II, nombre en honor del que se bautizó a las islas Filipinas, ordenó una expedición para salvar a los españoles que permanecían en esas islas retenidos por los portugueses después de intentar, sin éxito, colonizarlas. Así pues, el 21 de noviembre de 1564 la expedición de Legazpi partió de Jalisco con él al mando. La componían 5 naves y 350 hombres.

Atravesaron el pacífico en 92 días pasando por las Marianas. El 22 de enero de 1565 desembarcaron en la isla de Guam, también conocida como isla de los ladrones por un malentendido que en un viaje anterior Magallanes había tenido con los autóctonos, que cogieron ropa a los colonizadores pensando que era el intercambio natural después de darles alimentos. Legazpi no permitió a ningún hombre ejercer maltrato alguno a los nativos, como se había hecho con anterioridad, y les compraron alimentos y tomaron posesión de la isla para la Corona.

El 5 de febrero salen para filipinas y el 15 alcanzan la isla de Samar, a continuación Leite y Carvallán. Toman posesión de todas ellas levantando el acta de rigor y a pesar de la hostilidad que en algún caso presentaron los habitantes autóctonos dados los abusos que los portugueses habían cometido cuando llegaron dando la vuelta al mundo.

Con motivo de buscar alimentos los dominios españoles se fueron extendiendo sobre las islas hasta el punto de adquirir el control casi total del archipiélago salvo excepciones. La expansión no supuso demasiados problemas porque los nativos de cada isla estaban enfrentados unos con otros en muchos casos.

El 27 de abril llegan de nuevo a Cebú con la idea de pasar la temporada fría, ahí había habitantes y alimentos para abastecerse, pero no fue fácil asentarse puesto que el gobernador local, Rajah Tupas, rechazaba los acuerdos de paz que Legazpi le proponía, hasta el punto de mandar a sus naves fuerzas de combate. Después de varios intentos, Legazpi decide usar la fuerza de sus hombres y cañones para echarlos. Esta vez sí, se rindieron y establecieron la paz pudiendo fundar nuestro almirante los dos primeros asentamientos, la Villa del Santísimo Nombre de Jesús y la Villa de San Miguel, que a día de hoy son la ciudad de Cebú.

En este punto, los portugueses atacaron a los asentamientos hasta en dos ocasiones, pero fueron rechazados. El Rey Felipe II decidió mantener esos asentamientos después de que le confirmaran haber descubierto esta ruta de navegación a Filipinas, aunque no le correspondieran según el tratado de Tordesillas, en venganza de que los portugueses expulsaron años antes a los españoles de las Molucas, el archipiélago indonesia. Así, el rey nombra a Legazpi gobernador vitalicio y capitán general de las Filipinas, donde introdujo, como se había hecho en América, el sistema de encomiendas, así como el comercio con países vecinos como China. 

La conquista siguió y llegaron a Luzón, que Legazpi acabaría rebautizando como Nuevo Reino de Castilla. Después de dos batallas los españoles lograron tomar el asentamiento de Maynilad, y tras un acuerdo de paz se estableció que la ciudad que se fundaba sería doble, incluso con dos alcaldes, siendo dentro de los muros –diseñados desde el Escorial según el ingenio de Herrera, que marcó tendencia de construcción en la época– española y fuera de ellos la indígena. En 1571 Legazpi bautizó la ciudad como la Siempre Leal y Distinguida Ciudad de España en el Oriente de Manila, convirtiendo la ciudad en capital de gobierno en Filipinas y en capital de los dominios por el Lejano Oriente de España. Ahí se trasladó hasta el 20 de agosto de 1572, cuando murió, dejando atrás una vida como gran gestor, conquistador pacifista siempre que podía serlo, y fundador de ciudades que a día de hoy reconocemos por su importancia. 

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario