Se encuentra usted aquí

El Área 51 española: La Marañosa

Viernes 19 de Mayo, 2017
La marañosa, área 51 española

“Prohibido el paso”, eso es lo que se lee en  el cartel de  entrada a La  Marañosa, la  zona más secreta, desconocida y  tenebrosa de   nuestro  país. El  terreno ocupa 44.000 hectáreas y en su interior trabajan –y viven, porque así  es más fácil  guardar el  secreto– más de  800  personas. No  se conoce nada sobre este lugar, que ha  pasado desapercibido desde 1923, año en  el  que se edificó esta puerta al  inferno. Desde entonces, el principal objetivo ha  sido que la sociedad no supiera de su existencia, lo que ha generado todo tipo de leyendas y mitos al estilo de los secretos que alberga en Estados Unidos el Área 51.

Al igual que aquel lugar, se sabe que existe pero no se sabe qué pasa allí dentro. Sabemos que allí se fabricaron las  terribles armas químicas que se echaron sobre la población civil en  la guerra que enfrentó en aquella época a España y Marruecos. El instigador de la fábrica fue el rey Alfonso XIII.

Después, los  nazis se convirtieron en  profesores de los proyectos secretos que se llevan a cabo allí. Y en  algunas guerras recientes en  diversas partes del  mundo se han encontrado restos de  armas que pudieron ser fabricadas en este lugar. En 1993, el  Ministerio  de  Asuntos Exteriores mandó  un informe al  Misterio de  Defensa debido a  que La Marañosa aparecía en  los  listados como un  lugar en  donde se estudian y fabrican armas químicas, lo cual impedía a España seguir formando parte de diversos tratados internacionales contra las Armas Químicas.

El trance se solventó cuando se dejó de  decir oficialmente que allí se fabricaban armas químicas y se cambió la definición para decir que en el lugar “se investigan químicos agresivos”. Hoy sigue en pie. Nadie se puede acercar allí, aunque se puede saber cómo es el lugar gracias a los satélites de  Google, pese a que Madrid está a tan  sólo 14 kilómetros.

Otros artículos de:

Comentarios

Yo tengo datos al respecto por muchas casualidades. Si os ponéis en contacto conmigo, os los daré.

Añadir nuevo comentario