Se encuentra usted aquí

Proyecto Islero: la bomba atómica española

Jueves 17 de Noviembre, 2016
Se acabó la incógnita. El hombre nombrado para construir la bomba atómica en España ha hablado. Se ha especulado mucho sobre el tema y ahora se conoce toda la verdad. Se trató de un científico y general. Tras medio siglo de silencio ha salido del anonimato… Ahora se conoce toda la historia.

LA APARICIÓN de un documento de la CIA fechado en 1974 en el que se advertía de la capacidad de España para dotarse del arma atómica era un indicativo lanzado a la Casa Blanca en donde se urgía una rápida acción para frenar esa “locura”, que podía romper el equilibrio mundial. Sin embargo, cuando se elaboró ese documento, el proyecto que capitaneó Guillermo Velarde hacía tiempo que ya estaba en marcha.

Nos cuenta Bruno Cardeñosa que los primeros intentos de España para hacerse con la bomba atómica datan de 1951.

Fue, sin embargo, en 1963 cuando el llamado Proyecto Islero cobró forma. Once años después, la CIA advertía a sus agentes…

PROYECTO ISLERO
Ha estado casi medio siglo callado. El silencio no se ha hecho espeso para él. Se trata de un hombre de profundas convicciones y fiel al ejército como pocos. Aunque está en la reserva es General de División, con todo lo que eso implica. Quizá incluso no sea consciente del paso que acaba de dar.

Decir lo que pasó, algo que ha hecho en declaraciones a Historia de Iberia Vieja y en su libro autobiográfico Proyecto Islero (Guadalmazán, 2016) no es fácil. Quizá solventa ese “trauma” poniendo por encima su condición –que también la tiene– de científico, ya que se trata de uno de los físicos nucleares más importantes del mundo. Eso lo lleva con orgullo, mientras que recuerda con total normalidad el hecho de que recibiera el encargo de ser él el presidente de la Comisión Técnica para construir la bomba atómica. Oficialmente se le denominó Proyecto Islero. Agustín Muñoz Grandes, capitán general y jefe del Estado Mayor, y el contraalmirante José María Otero, presidente de la Junta de Energía Nuclear, fueron los responsables de nombrarle, aunque Franco se mostraba ya por entonces reticente.

Las palabras del general Guillermo Velarde (en el centro de la imagen, el tercero de la izquierda) cierran un capítulo de nuestra historia que estaba llena de claros y oscuros. Tanto es así que incluso los más puristas –habría que decir tontos– llegaban incluso a dudar de que España se hubiera metido en tal proyecto. Para ellos era casi una leyenda. El tiempo demostró que sus neuronas no estaban capacitadas para admitir algo tan complejo, pero con el tiempo la verdad se ha impuesto. Verlarde nos ha contado toda la verdad.

-Sí, fui yo. En 1963 me encargaron dirigir la búsqueda para obtener la bomba.

-¿Aquello pudo cambiar la historia de nuestro país?

-Creo que sí.

-¿Cómo surgió el plan?

-Estaban buscando información y les dije que sí, que creía que la tecnología que había en España podría valer para llevar a cabo este proyecto y me puse a trabajar en ello.

-Y algo que puede ser tan destructivo, tan mortífero, ¿no te crea ningún problema de conciencia?

-Es que la bomba atómica es un arma disuasoria. No se fabrica para ser utilizada, sino para hacerse respetar. Hubiéramos sido el quinto país del mundo en tenerla, con todo lo que eso implica.

Lee el artículo completo en el número 137 de Historia de Iberia Vieja

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario