Se encuentra usted aquí

Los pioneros de las ondas

Viernes 28 de Agosto, 2015
El siglo XIX se encaminaba hacia su segunda mitad cuando, entre el asombro de algunos privilegiados experimentadores, comenzó a vislumbrarse la existencia de las ondas electromagnéticas. Por: Alejandro Polanco Masa

Algunos como Joseph Henry iban por buen camino, pero se perdieron lo mejor de la fiesta y no fueron muy lejos con aquellas experiencias. Tuvo que llegar un gigante teórico como James Clerk Maxwell para mostrar el camino a través de una serie de elegantes estructuras matemáticas. Pero, claro está, pasar del papel al teléfono móvil no iba a ser nada sencillo.

Fue Heinrich Rudolf Hertz, en cuyo honor se bautizaron las “ondas hertzianas” (o hercianas, como también está permitida su grafía), quien diera el paso definitivo. Diseñó y puso en práctica un elegante montaje experimental con el que desarrolló varias experiencias con ondas electromagnéticas entre 1886 y 1888. Demostró que Maxwell tenía razón y que era posible generar y registrar con aparatos aquellas fantasmales ondas a cuya gran familia pertenece incluso la propia luz que nos sirve para ver.

El ingenioso conjunto experimental de Hertz puso de manifiesto que era relativamente sencillo emitir y recibir ondas de lo que iba a conocerse como “radio”. Pero la humildad de Hertz le llevó a decir en cierta ocasión que no veía grandes aplicaciones prácticas en todo aquello. Por desgracia para él, falleció con apenas 36 años de edad, en 1894, justo cuando Tesla, Lodge, Marconi y otros estaban alumbrando la nueva tecnología de comunicaciones vía radio que iba a cambiar para siempre nuestro mundo y nuestra historia.

En apenas unos años todos hablaban de las posibilidades de la radio y, en España, no estuvimos en el vagón de cola, ni mucho menos. Ahí estaba el gran Leonardo Torres Quevedo, que a la par de Nikola Tesla, presentó un autómata al que llamó “telekino”. Era algo prodigioso, una primicia mundial que consistía en una máquina capaz de ser controlada a distancia por medio de ondas hertzianas. Sus demostraciones de 1903 y años posteriores, tanto en Francia como en España, permitían soñar con un mundo como el actual, en el que drones y máquinas de todo tipo se pueden controlar a distancia por radio. Torres Quevedo pensó en aplicar la tecnología de su telekino al guiado de armas, sobre todo para torpedos, pero no llegó muy lejos por falta de financiación. En esto fue mucho más allá Matías Balsera. Antes, cabe mencionar al que fuera gran pionero de la radio en España: Julio Cervera.

Cervera fue un genio polifacético. Explorador, geógrafo, pionero de la enseñanza a distancia e incluso de la electromedicina, el campo en el que más destacó fue sin duda en el de la incipiente tecnología de radiodifusión. Ya en los albores del siglo XX había patentado un sistema de control a distancia y había experimentado con la tecnología de Marconi, con cuyo equipo llegó a colaborar un tiempo. Pero Julio Cervera, he aquí la sorpresa, se adelantó a Marconi y Tesla en algo que merece ser recordado: fue el primero en experimentar con éxito la transmisión de sonido por medio de ondas de radio gracias a una prueba realizada entre Alicante y las Baleares allá por 1902.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario