Se encuentra usted aquí

Vivir como reyes

Miércoles, 14 Diciembre, 2016 - 07:53
Nuestro destino estaba en sus manos. Como Hércules, cargaban con el peso del mundo sobre sus hombros y, en su mayoría, se sentían responsables ante el juicio de la Historia. Alberto de Frutos nos acerca a la vida de los reyes, a los que en el fondo, les gustaba lo mismo que a los demás mortales: comer bien, jugar y hacerse retratos. Bienvenidos a palacio...
1

¡Ha del castillo!

ENTRE PALACIOS y castillos transcurría la vida privada de los monarcas.

¿Quién, recreándose en las imágenes de estos colosos, no se ha sentido alguna vez como un caballero o una dama? ¿Quién no ha soñado con descubrir una cámara secreta o con liberar a un reo del frío de su cárcel? ¿Quién, siendo chico, no lamentaba, llegada la lección del feudalismo en clase de Historia, haber nacido en un tiempo tan profiláctico y poco bravo?

Hay más de diez mil castillos en España, aunque en buen estado menos de mil; y, desde luego, no tenemos que desplazarnos mucho para verlos.

Sobre estas líneas, os traemos el de La Mota, en Medina del Campo (Valladolid), donde quizá sorprendamos a Juana la Loca peinarse mientras espera el regreso de su amado o a César Borgia descolgándose con la ayuda de unas sogas desde la torre del homenaje.

Muy cerca, en el Palacio Real sito en la Plaza Mayor de esta localidad, Isabel la Católica dictó testamento y cerró los ojos.